El uso de mascarillas a nivel global ha cobrado una gran importancia en todo el mundo ya que es una manera de prevenir el contagio de Covid-19 por medio de las mucosas nasales, oculares y bucales y que junto a las medidas de confinamiento y distanciamiento social, significan un conjunto completo de acciones que tiene gran impacto en evitar el riesgo de contagio a nivel mundial.

Son muchas las razones que han contribuido a que las mascarillas higiénicas se hayan convertido en las más populares en todo el mundo. El principal motivo es el bajo coste que supone para el usuario, teniendo en cuenta que la mayoría de ellas son rehutilizables y lavables pero además, existen otras causas que explican por qué el tipo de mascarilla que más se está utilizando es la conocida como mascarilla higiénica. En comparación con los tipos de mascarillas quirúrgicas o médícas certificadas con las siglas FFP y N, las higiénicas tienen muchos beneficios. A continuación enumeramos las ventajas de las mascarillas higiénicas.

 

Ventajas de las mascarillas higiénicas

Precio más asequible

Las mascarillas higiénicas son muy asequibles. Si contemplamos que son rehutilizables, el coste por uso es mucho menor que el de las mascarillas quirúrgicas que son de usar y tirar. Las mascarillas médicas o EPIS, por su parte, pueden resultar más caras e inaccesibles, particularmente en países en vías de desarrollo o con economías inestables.
Los ciudadanos ven en las mascarillas higiénicas una opción ideal para estar protegidos contra el COVID-19 a un precio razonable también teniendo como otra ventaja que pueden ser personalizabas. Se pueden fabricar con telas con distintos motivos, colores y materiales que son al gusto del consumidor, algo que no pasa con los otros tipos de mascarillas.

 

Ventajas de las mascarillas higiénicas rehutilizablesReutilización

Las mascarillas higiénicas, en su mayoría, son completamente reutilizables, ya que al ser de tela se pueden lavar y su duración es prolongada, de acuerdo al material y otras características. Siempre hay que seguir las instrucciones del fabricante, que recomienda el número de lavados máximo así como si la mascarilla es o no es rehutilizable y lavable.

Como se mencionó anteriormente, el poder reutilizar las mascarillas es conveniente y aparte significa un ahorro importante, ya que no se tienen que comprar cada vez o cuando la mascarilla pierda su vigencia como ocurre con las quirúrgicas, las cuales tienden a durar máximo unas 4 o 6 horas hasta que simplemente pierden su capacidad de filtrado.  Este hecho, supone otra de las ventajas de las mascarillas higiénicas.

 

Sensación de comodidad y diferentes tamaños

Al porder ser tan variadas y fabricarse de materiales textiles, siempre homologados, las mascarillas higiénicas ofrecen la opción de elegirse en cuanto a comodidad y sensación puesta en el rostro, algo que no ofrecen los otros tipos de mascarillas que pueden llegar a ser hasta incómodas.

Además, las mascarillas higiénicas pueden ser confeccionadas en distintas formas, con el fin de ajustarse comodamente al tamaño de la cara de la persona que la porta. En cuanto al tamaño, se hace más sencillo encontrar un mascarilla de este tipo para niños que las quirúrgicas o certificadas. Normalmente las mascarillas higiénicas se presentan en lotes de tallas y formatos para adultos o bien para niños.

 

Errores al ponerse mascarillaMascarillas higiénicas: Las recomendadas por las autoridades sanitarias

La necesidad actual del uso de mascarillas a nivel mundial para combatir el virus COVID-19 ha provocado que las mascarillas sean obligatorias en parte del mundo para uso doméstico o laboral. Las autoridades sanitarias en nuestro país, y parte de organismos e instituciones internacionales, recomiendan el uso de mascarillas higiénicas para la población sana en general. Siendo este tipo de mascarilla, el recomendado también para adultos y niños en su vida doméstica o cotidiana y en su ambiente laboral, lo que supone otra de las ventajas de las mascarillas higiénicas.

Las mascarillas quirúrgicas por su parte, son recomendadas para personas enfermas, con síntomas o con sospechas de portar el virus, o en su defecto para la población sana en segundo lugar, después de las mascarillas higiénicas. Por último, las mascarillas médicas, también conocidas como EPI o con las siglas FFP y N, son las recomendadas para el personal sanitario y personas en contacto directo con el virus.