La pandemia del COVID-19 que azota el mundo en estos momentos ha cambiado el estilo de vida de la mayoría de las personas, cambiando su rutina y la manera en que interactúan con otros debido a las duras medidas que se han tomado para evitar la propagación del virus, tales como el distanciamiento social, el cierre de todo tipo de establecimientos y el confinamiento obligatorio para toda la población, salvo los trabajadores esenciales, durante meses.

Otra cosa que ha traído consigo el fenómeno de la pandemia ha sido el uso de la mascarilla obligatoria a nivel generalizado, como complemento a tener en cuenta junto a las medidas de reducción de interacción social para bajar la probabilidad de riesgo al contagio. De hecho, en muchos países, al igual que ocurre en España, el uso de la mascarilla es obligatorio.

No obstante, muchos usuarios tienen preguntas relacionadas con la mascarilla o tapaboca, respecto a cuánto tiempo dura, tipos, concepto, si puede reutilizarse, como se recomienda que se deseche, entre otras interrogantes que vamos a abordar a continuación.

 

¿Qué es una mascarilla y para qué sirve?

En concreto, la mascarilla es una protección de tipo barrera auto-filtrante que se pone sobre la boca y nariz para evitar que agentes patógenos entren al organismo cuando un espacio está contaminado por un virus, bacteria, microorganismo y también humo o gases peligrosos y partículas que puedan dañar al ser humano.

Asimismo, la mascarilla también evita que la persona que la lleva puesta libera microorganismos o agentes patógenos, si los portara, hacía el exterior y poner en peligro a la población cercana. Por eso, siendo la vía de infección más probable del COVID-19 a través de las mucosas de la boca y nariz que viajen poca distancia por el aire, el uso de la mascarilla o tapaboca se hace imperativo para evitar riesgos.

 

mascarillas higiénicas y mascarillas quirurjicasTipos de mascarilla: Utilización y duración

Hay diferentes tipos de mascarillas para protección de patógenos, con distintos rangos de utilización y duración, condiciones ambientales y ratio de protección, siendo:

  • Mascarilla higiénica: Su uso es el recomendado según las autoridades sanitarias para la población general sana, tanto adulta como infantil, en su uso doméstico o laboral. Las mascarillas higiénicas son pueden lavarse o no, de acuerdo a la tela con la que se fabrica y así lo refleja el fabricante en las instrucciones de uso y lavado, en caso de que fueran rehutilizables. Esta mascarilla se ha hecho muy común durante la pandemia del COVID-19, siendo usada por las personas en general para salir y estar en espacios compartidos.

 

  • Mascarilla quirúrgica: este tipo de mascarilla es la que usan los médicos en salas de operación para cubrir nariz y boca, con buen grado de protección “de dentro a fuera” pero rango corto de duración.  Suelen ser siempre desechables y el periodo de uso no sobrepasa las 4 o 6 horas, siendo muy finas y de material de un solo uso. La mascarilla quirúrgica, por tanto, no debe lavarse y debe desecharse en contenedores con leyenda “no reciclable”.

 

  • Mascarillas certificadas (EPI): las mascarillas certificadas gozan de rango de protección alto. Por ejemplo, la certificación europea FFP indica grado de filtrado con un número, iniciando en FFP1 como la más sencilla con filtro anti-polvo de 22%, FFP2 para patógenos e influenza e ideal para COVID-19, y FFP3 como protección máxima.
    Otro tipo de protección máxima es el estadounidense “N”, iniciando en mascarillas N95 con hasta 95% de filtración, hasta la N100 con hasta 99,97% de filtración de partículas externas.
    Su uso es recomendado exclusivamente para personal sanitario, investigadores cientíricos o personas en contacto con el virus.