La mascarilla se ha convertido en un instrumento de uso diario de vital importancia e incluso obligatorio en muchos países, utilizado por la población en general con el propósito de mitigar la propagación del COVID-19; virus que causó una pandemia con precedente más cercano al menos hace 100 años, y que aún continúa desarrollándose en la actualidad a nivel global.

La relevancia de la mascarilla se origina en que la mayoría de contagios se dan por estar muy próximos a personas que están contagiadas, que a través del habla y por secreciones nasales, bucales y oculares expiden el virus a pocos metros de donde se encuentran. De allí que los gobiernos y comunidad científica en general enfaticen tanto el confinamiento y el uso de la mascarilla.

En nuestro país su uso es obligatorio, desde finales de Mayo, en todos los espacios públicos o privados donde no se permita mantener la distancia de seguridad entre personas de al menos dos metros.

Pero, a pesar de campañas informativas y el uso masivo de dicho instrumento de protección, muchas personas utilizan la mascarilla de manera errónea o tienen dudas al utilizarla que no aclaran por falta de información, siendo un riesgo para la salud colectiva.

A continuación, los errores más frecuentes al usar una mascarilla cometidos en general, como valiosos datos para corregir el mal uso de tan importante herramienta de cuidado personal.

 

 Errores al ponerse mascarillaErrores al ponerse o utilizar la mascarilla

El error más frecuente respecto al uso de mascarillas tiene que ver con la colocación de la misma en el rostro, ya que muchos usuarios la posicionan de mala manera o peor aún, de modo deliberado la utilizan mal para dejar ya sea la boca o la nariz al descubierto, perdiendo el sentido de usarla para proteger las mucosas y proteger a los demás en caso de estar contagiado sin saberlo.
Siempre se debe tener claro que la mascarilla se coloca de atrás hacia adelante y debe amarrarse en la parte de atrás de la cabeza, o si tiene bandas elásticas quedar completamente ajustada desde la parte posterior del cuello al rostro. Es muy importante que la tela de la mascarilla cubra tanto nariz como boca en todo momento, si no, perdería su efectividad.

Errores que tienen que ver con la conservación de la mascarilla

Un error que cometen muchas personas es lavar o reutilizar una mascarilla cuando no se diseñó para tal fin, por ejemplo, las mascarillas quirúrjicas se fabrican para ser desechables y tienen un rango de filtrado de pocas horas. De la misma manera, las mascarillas con certificación FFP y N de origen europeo y estadounidense, respectivamente, dependiendo del fabricante pueden ser reusables o no unas cuantas veces, siendo conveniente leer las instrucciones.

Por otra parte, las mascarillas higiénicas, las recomendadas por las autoridades sanitarias para la población sana, son en su mayoría reutilizables, aunque es necesario comprobarlo en las instrucciónes del fabricante. En las mismas, el fabricante también está obligado a indicar el núemero máximo de lavadados sin que la masarilla pierda efectividad.

errores donde arrojar mascarillasErrores al desechar las mascarillas

Cuando las mascarillas dejan de ser útiles y proceemos a tirarlas, especialmente las quirúrgicas que son desechables, el impacto ambiental puede ser grande por el material no biodegradable y el gran número de ejemplares que no se están desechando correctaemnte en los contenedores apropiados.

Por eso, se recomienda depositar las mascarillas usadas en lugares acordes para basura “no reciclable”, lo que habitualmente conocemos como contedores “grises.”

Igualmente, se recomienda introducir previamente la mascarilla usada en una bolsa hermética antes de mezclarla con el resto de basura procediendo posteriormente al lavado de manos con agua y jabón o en su defecto con una solución hidroalcohólica.