Las mascarillas higiénicas se han convertido en uno de los productos más demandados en las últimas semanas debido a que son las recomendadas para la población en general. Su uso es el recomendado tanto para adultos como niños, siempre y cuando sean utilizadas como complemento a las medidas de higiene y distanciamiento social recomendamos para evitar la propagación del coronavirus.

El hecho de que sean lavables y reutilizables, siempre y cuando lo indique el fabricante, facilita el día a día en nuestros nuevos hábitos de higiene y nos permite incorporar este nuevo producto como un elemento cotidiano en nuestra vida. Pero, ¿Sabemos realmente como lavar las mascarillas? ¿Podemos cometer errores al hacerlo? ¿Se recomienda el uso de lejía u otros productos?

Antes de continuar, es muy importante destacar que cada fabricante está obligado a explicar en las instrucciones de uso y conservación las medidas necesarias básicas, así como el número máximo de lavados. No seguir las recomendaciones del fabricante pueden deteriorar la mascarilla y, por lo tanto, disminuir o anular su efectividad.

como lavar mascarillas higiénicasPautas generales para la limpieza de las mascarillas higiénicas reutilizables

No obstante, existen unas pautas generales que tenemos que tener en cuenta en todos los casos. A continuación enumeramos una serie de consejos y recomendaciones que ha proporcionado el Ministerio de Sanidad para no cometer errores a la hora de lavar las mascarillas higiénicas sin que pierdan sus propiedades ni eficacia.

  • Se pueden lavar a máquina con detergente normal. Generalmente entre 60 y 90 grados de temperatura, con un ciclo de lavado normal.
  • Se pueden lavar a mano. Previamente se pueden sumergir en una disolución de agua tibia con lejía (en proporción 1:50) durante aproximadamente media hora. Posteriormente, lavarlas con agua y jabón para eliminar los restos de lejía.
  • Se deben dejar secar tras el lavado durante varias horas o hasta que estén completamente secas.
  • Se pueden emplear otros productos en sustitución de la lejía, como desinfectantes con actividad virucida  autorizados por el Ministerio de Sanidad en una lista publicada de productos aprobados. No se recomienda mezclar estos productos con la lejía ni entre ellos. Igualmente, su uso es de acuerdo con las recomendaciones del fabricante del desinfectante.

Otras metodologias recomendadas

Paralelamente de las medidas publicadas por el Ministerio de Sanidad que acabamos de detallar, existe otra metodología aprobada por el colectivo de farmacéuticos con el fin de desinfectar las mascarillas higiénicas entre uso y uso. Si bien, sería una medida intermedia ya que a largo plazo habría que lavarla a mano o a maquina, con las indicaciones anteriores.

Se trata de aplicar una pulverización con una solución de alcohol (de 70 o de 96º)  sobre la mascarilla que queremos desinfectar entre cada uso y uso, antes de volver a usarla. Posteriormente hay que dejarla airear y secar, preferiblemente al aire libre o al sol,  durante una hora aproximadamente. Cuando está completamente seca podríamos volver a utilizarla.

En caso de no conseguir los efectos deseados tras el lavado convencional o la desinfección de la mascarilla, o consideramos que presenta algún tipo de deterioro, desgaste, rotura, fisura o malformación se recomienda desecharla inmediatamente y sustituirla por otra nueva.

En cualquier caso, nos remitiros a seguir minuciosamente la información y recomendaciones que proporcione el fabricante en cada caso. Usar un método distinto puede deteriorar la mascarilla y perder su efectividad.  Igualmente, aconsejamos aplicar un criterio de observación, si vemos que el producto ha sufrido desperfectos del uso frecuente, es mejor desecharla y utilizar una nueva.

Además de llevar a cabo estas recomendaciones en el lavado de las mascarillas higiénicas es importante seguir las pautas de colocación y retirada entre cada uso, ya que el cuidado en su uso contribuirá a que la mascarilla no se deteriore y pueda ampliar más tiempo su vida útil.