La venta de mascarillas ha incrementado de forma masiva en los últimos meses en nuestro país. Han pasado de ser exclusivamente de uso médico, donde estábamos acostumbrados a verlas en clínicas y personal sanitario, o en ciertos gremios profesionales minoritarios a ser consumidas en España por millones de habitantes de forma habitual, debido a la realidad actual sanitaria en que nos encontramos.

Aunque somos conscientes de su necesidad y nos hemos habituado a su uso, aún existen muchas dudas en la población española respecto a qué tipo de mascarilla elegir, qué factores determinan cual es más apropiada según la vayamos a utilizar, qué nivel de protección es más recomendable y donde adquirir las mascarillas para asegurarnos su óptima calidad.

La respuesta estas preguntas está en el uso que vayamos a darle a la mascarilla. Es muy importante antes de elegir una mascarilla saber para qué la vamos a utilizar. No todas las mascarillas tienen el mismo nivel de protección, la misma vida útil, ni son adecuadas para toda la población en general si no se sabe utilizarlas adecuadamente.  Por ejemplo, las mascarillas de protección individual (EPI) requieren de un conocimiento previo para su uso adecuado y solamente se recomienda ser utilizadas por profesionales sanitarios. Un mal uso de la misma puede ser perjudicial para quién no conoce sus instrucciones de uso.

Por regla general y a grandes rasgos, las mascarillas que habitualmente se están consumiendo ante la situación sanitaria en la que nos encontramos se pueden dividir en tres grupos: Mascarillas higiénicas, quirúrgicas y EPIS.

 

Mascarilla higiénica iconoMascarillas higiénicas

Su uso es recomendado para personas sanas.

  • Cubren boca, nariz y barbilla y suelen sujetarse por una goma que rodea la cabeza o dos gomas que se fijan en las orejas.
  • Las mascarillas higiénicas son las recomendadas para la población en general, tanto para uso doméstico como para uso profesional.
  • Su composición es tejido o material textil y pueden estar compuestas por varias capas.
  • Pueden ser de un solo uso o reutilizables. Según indicaciones del fabricante.
  • Pueden ser lavables o no lavables. Las instrucciones de lavado y el número  máximo de lavados lo marca el fabricante.
  • Las mascarillas higiénicas no son un EPI ni un producto sanitario.

 

Mascarilla quirúrgica iconoMascarillas quirúrgicas

Su uso es recomendado para personas enfermas.

  • Disponen de un mecanismo que les permite ceñirse intensamente sobre la nariz, la boca y la barbilla.
  • Filtran el aire que expulsa quién la lleva puesta.
  • Evitan la dispersión vírica al hablar, toser o estornudar de quién la lleva puesta.
  • Suelen ser de un único uso. Se desechan una vez húmedas o deterioradas muy frecuentemente.
  • Existen dos tipos de mascarillas quirúrgicas según su Eficacia de Filtración Bacteriana (EFB) tipo 1 y tipo 2.
  • Pueden tener fecha de caducidad.

 

Mascarillas EPI iconoMascarillas EPIS equipo de protección individual (EPI)

Su uso es recomendado para personas en que están contacto con el virus.

  • Son Equipos de Protección Individual (EPI) Su uso es recomendado para personal sanitario u otras personas que están en contacto con el virus y cuentan con conocimientos de su uso.
  • Crean una barrera protectora entre el riesgo exterior y quién la lleva puesta.
  • Pueden ser de tres tipos en función de su eficacia de filtración. FFP1, FFP2, y FFP3.
  • Pueden estar compuestas por filtros contra partículas de tipo P1, P2 y P3.
  • Pueden estar compuestas por válvulas de exhalación. Éstas hacen que el aire que se expulsa desde quién porta la mascarilla esté sin filtrar, por lo tanto, no protege a los demás.
  • Su duración y tiempo de uso recomendado depende de cada fabricante.
  • Pueden ser reutilizables (R) o no reutilizables (NR)
  •  Como producto sanitario es obligatorio el etiquetado cumpla con la legislación europea. Su nomenclatura es CE (Certificado Europeo) seguido de cuatro números.